Después del rotundo resultado de las primarias abiertas, hoy casi nadie duda de que Cristina será nuestra presidenta durante 4 años más. Queda absolutamente claro que la ciudadanía ha valorado más sus aciertos que sus errores, lo que sumado a una oposición poco convocante, le ha permitido un triunfo categórico. Pero, ahora, una pregunta también emerge, al menos para los interesados en el tema económico: cómo va a hacer Cristina para bajar una inflación que ya está empezando a molestar bastante, y sino que le pregunten a los exportadores y a la industria nacional que compite contra lo importado, donde sus rentabilidades en dólares se están viniendo a pique… siendo ellos los que generan los puestos de trabajo de los cuales viven todos los votantes de Cristina, o sea… no estamos hablando de un problema menor.

Imagen: billete de 50.000 millones de dólares, Banco de Zimbabwe.

De esta forma, la pregunta que emerge es: podrá Cristina entre 2012 y 2015 bajar la inflación, para hacerla converger al 5% anual que tienen la mayoría de los países del mundo en la actualidad. Me parece difícil… pero veamos:

¿En primer lugar, como definimos la actual inflación?

 En un principio (año 2005-07, gobernaba Néstor) era básicamente inflación de demanda, que se podría haber corregido enfriando suavemente la economía con política monetaria y fiscal contractiva. Desde 2008 en adelante, es claramente inflación de costos, y con carácter estructural y de expectativas, ya que la indexación se ha enraizado en la estructura económica del país, y tanto precios como salarios hoy se plantean con pautas de ajuste periódicos, y encima crecientes. Esta inflación es imposible de erradicar en el corto plazo, desgraciadamente…

-¿Cuál sería un nivel razonable de inflación?

La inflación es muy dañina a todo nivel, pero uno tolerable sería con un techo de 5% anual, lo que obligaría a correcciones anuales del tipo de cambio (o sea suba del dólar) muy bajas.

-¿De cuánto es la inflación anual en Mendoza?

A juzgar x los últimos números de la DEIE, estaría entre el 25% y el 30% anual; siempre hablando de inflación minorista (IPC), o sea a consumidor final.

-¿Quienes son los responsables del aumento de precios?

Básicamente el gobierno, por exceso de emisión monetaria y de gasto público, y también por una política energética errónea, que hace que en Argentina falte gas, petróleo y electricidad para las fábricas, lo que hace que la oferta agregada no pueda abastecer a la demanda agregada, que crece y crece… Por supuesto que hay empresarios, en especial los oligopolios formadores de precios, que aprovechan la situación, pero la causa principal es una deficiente política del gobierno.

-¿Los consumidores tienen algo que ver con este fenómeno?

En absoluto.

 -¿Se puede combatir la inflación?

Por supuesto, pero al haber inflación estructural, la salida es más lenta.

-¿Cómo se podría combatir en el país?

Hay que sentar a empresarios y sindicalistas y acordar metas decrecientes de aumentos de precios y salarios, con un horizonte de 4 o 5 años; y a la vez el gobierno debe desacelerar la emisión monetaria y el gasto público en forma suave, para evitar una recesión. Y obviamente, se debe crear un marco de regulaciones que hagan generar más energía en este país, para que las fábricas puedan abastecer a la demanda agregada. Con una política así, en 5 años podríamos estar volviendo a una inflación del 5% anual.

Por supuesto que hay una segunda alternativa para bajar la inflación: una fuerte recesión de 1 o 2 años, ya sea provocada internamente (política económica muy contractiva) o externamente (crisis mundial), pero a ese escenario nadie lo quiere, porque hace aumentar mucho el desempleo.

-¿Podrá Cristina liderar una baja de la inflación?

Desgraciadamente es casi imposible, porque al gasto público no lo va a desacelerar, ya que es la base de su política de subsidios a la gente; a la política monetaria tampoco la va a desacelerar, porque la emisión monetaria es la base con la que sustenta tanto el gasto público como la compra de dólares para reservas; y finalmente al dólar lo van a seguir subiendo, para que no se atrase con respecto a la inflación y no sufran tanto las empresas… Y de esta forma, dado este escenario proyectado, es imposible que la inflación baje, sino al contrario, va a ir subiendo un 5% adicional todos los años, aproximadamente.

En síntesis, la economía va a seguir creciendo y generando empleos, de eso no tengo dudas (salvo aguda recesión mundial), pero con inflación también creciente, lo que va a ir deteriorando de a poco el clima de inversiones en el país, y que en algún momento antes de 2015 podría llegar a producir en el país una crisis recesiva de relativa envergadura. Después no digan que no les avisé…

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.