¿Cómo se abre una empresa en España? Crear tu empresa en 12 pasos

¿Está usted pensando crear una empresa pero cree que se trata de un laberinto legal imposible? Abrir una empresa no es una tarea fácil, por ello he resumido en 12 pasos los pasos necesarios para abrir una empresa en España.

En cuanto a los países de nuestros seguidores latinoamericanos, los pasos en su conjunto no son tan diferentes, aunque pueden existir diferencias legales en cada país. Debo decir además que algunos países latinoamericanos incluso miman al emprendedor hasta el punto que pueden realizar todas sus gestiones en una ventanilla única, algo que en España se echa mucho en falta (con algunas excepciones, en determinadas cámaras de comercio).

En España cada comunidad autónoma es un universo completamente diferente a nivel fiscal, legal, de presentación de documentos, etc. Si buscas una gestoría lo mejor es que busques algo local. Por ejemplo, si tu empresa se ubicará en Barcelona busca una asesoria juridica en Barcelona.

He dividido los requisitos en tres secciones; A) Viabilidad B) Planificación C) Registro. Sin más preámbulos pasamos a detallar los 12 pasos para abrir una empresa en España.

ESTUDIO DE VIABILIDAD

1. Haz un estudio de mercado: Esto no es probablemente un aspecto legal o formal necesario para constituir tu empresa, pero desde luego es uno de los más importantes si no te quieres jugar tu patrimonio al azar. Un estudio de mercado puede ser algo tan complejo o sencilo como quieras. Por ejemplo, es posible que tu ilusión sea abrir un videoclub porque eres un amante del cine, pero tal vez no te hayas dado cuenta de que los Blockbuster cerraron hace años y que todo el mundo opta por nuevas alternativas online como Netflix, Amazon Prime, TV por cable… Un estudio de mercado consiste simplemente en analizar el tamaño de tu mercado, la rentabilidad, la edad poblacional, los productos y servicios similares a los tuyos que se ofrecen, etc. Tal vez la conclusión sea que no debes arriesgar tu capital, pero si ves mercado, seguimos adelante. No está de más que busques ayudas púbilcas para el emprendimiento, aunque lee bien la letra pequeña, porque en muchos casos debes declarar esas ayudas como ingresos y además supondrán obligaciones que en caso de no cumplir tendrás que devolver.

No está de más que busques ayudas públicas para el emprendimiento, aunque lee bien la letra pequeña, porque en muchos casos debes declarar esas ayudas como ingresos y además supondrán obligaciones que en caso de no cumplir tendrás que devolver.

2. Provisiona capital necesario: Otro aspecto poco agradable, pero el dinero es necesario para cumplir el sueño de montar un negocio. Una estimación del Global Entrepreneurship Monitor estima que el 90% de las PYMEs fracasan, y entre el 50-75% lo hacen en los tres primeros años. Esto se debe a que muchos emprendimientos comienzan con una base de capital insuficiente o con demasiadas deudas. Ten en cuenta que un negocio normalmente no empezará a dar beneficios desde el primer día, puede tardar dos o tres años en los que realmente vas a trabajar muchas horas y sólo quemarás dinero. Haz tus cálculos de gastos y no está de más provisionar un 15-20% más para gastos inesperados. Mejor pasarse que quedarse corto. Si crees que tienes un mercado, si has provisionado capital suficiente y si estás hecho de la pasta de la que están hechos los emprendedores, ¡enhorabuena! pasamos a definir nuestra empresa.

PLANIFICACIÓN

3. Elige tu razón social: La razón social es el nombre legal de tu empresa. No confundir con la marca, que suele ser diferente. No está de más que antes de intentar registrarlo elijas tres alternativas diferentes o consultes bases de datos para ver si está registrado, especialmente si eliges un nombre muy corto.

4. Elige tu domicilio social: ¿Vas a comprar o alquilar un local, una oficina o una nave? Tu propia vivienda puede ser el domicilio social donde la empresa desarrolla su actividad, un lugar para notificaciones, un lugar que servirá a efectos legales y tributarios, etc.

5. Elige tu forma jurídica: Existen diferentes tipos de sociedades con diferentes tipos de ventajas o desventajas fiscales, legales, con diferentes requisitos fundacionales, y ojo, con los distintos tipos de responsabilidad patrimonial.

REGISTRO

6. Aportación de capital social: En España a aportación social va de 3.000 a 60.000 euros (o más), dependiendo de la forma jurídica elegida. Deberás depositar ese importe en una cuenta bancaria a disposición de la sociedad.

7. Solicita NIF provisional: que será definitivo una vez presentes la escritura de constitución. En España se hace con el modelo 036 en la Agencia Tributaria.

8. Obtén tu certificado digital de representante de la empresa. Vas a tener que hacer muchas gestiones desde este punto en las que necesitarás obtener un certificado digital para tu empresa. Si no lo has hecho ya puedes hacerlo en la misma Agencia Tributaria.

Vas a tener que hacer muchas gestiones desde este punto en las que necesitarás obtener un certificado digital para tu empresa. Puedes hacerlo en la misma Agencia Tributaria.

9. Escritura pública ante un notario: Deberás elaborar un documento con tus socios y registrarlo en una notaría.

10. Inscribe tu empresa ante el registro mercantil de la provincia donde esté domiciliada: Otro trámite administrativo imprescindible.

11. Alta de la actividad económica para el pago de impuestos: ¡Ya casi tienes tu empresa! Ahora toca darse de alta para pagar impuestos para cumplir con todas las regulaciones. Lo normal es que al menos presentes trimestralmente el IVA (Modelo 303) y una vez al año un agregado del IVA del ejercicio fiscal (Modelo 390). Ganes dinero o no deberás presentarlo. Además es posible que tengas que cumplimentar el modelo de Impuesto de Sociedades (Modelo 200). Una empresa necesitará al menos un administrador, que deberá estar dado de alta como autónomo o como asalariado.

A) Si estás dado de alta como autónomo deberás incluir la base imponible en tu declaración del IRPF. Parecen muchas cosas, pero con un certificado digital y con la formación fiscal adecuada es posible que lleves tú mismo las cuentas al día.

B) Si eres un asalariado o si tienes a tu cargo otros asalariados -si vas a tener empleados- se abre una puerta completamente diferente. En este caso la complejidad de la legalidad laboral española hace muy recomendable la ayuda de especialistas para gestionar todo lo relativo a contratación, nóminas, etc. Existen muchas gestorías especializadas en diferentes ciudades de España como por ejemplo la asesoria juridica GD Legal.

12. Registra tu nombre comercial o marcas: Tendrás que acudir a la Oficina del Registro de Patentes y Marcas y solicitar el registro de tus marcas. También puedes hacerlo por Internet con tu certificado digital. La razón social no siempre es igual a la marca ni te garantiza propiedad sobre nombre alguno. Por ejemplo, la marca de deportivas Nike seguramente no se denominará “Nike”, sino que su razón social sea diferente a su marca.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Alberto López (447 Artículos)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.