Retrasar la implementación de una estrategia digital puede ser igual de negativo para una empresa que apostar por la tendencia equivocada

A la hora de establecer su estrategia digital, los equipos directivos se enfrentan al mismo dilema: hacer una gran inversión para ser competitivo en el mercado pero correr el riesgo de apostar por una tendencia equivocada, o mantenerse al margen dada la rápida evolución digital y quedarse atrás de la competencia. Las empresas, con su tradicional enfoque de planificación a largo plazo, se enfrentan a la difícil tarea de establecer una estrategia digital inteligente e identificar la mejor manera de avanzar.

Según un nuevo estudio de Bain & Company, A_Smarter_Approach_to_Digital_Operations, muchas compañías tienen miedo a invertir debido a que la constante evolución del universo digital no es compatible con los plazos necesarios para construir nuevos activos y llevar a cabo nuevas operaciones. Además, estas operaciones tienden a ser grandes, por lo que los equipos líderes tienen margen de error. Las organizaciones más exitosas reconocen que, aunque es imposible predecir el futuro, no invertir en tecnología sólo las hace más vulnerables a largo plazo.

“Muchas empresas se encuentran “entre la espada y la pared” al tratar de establecer sus estrategias digitales”, dijo Nate Anderson, socio de Bain en el área digital. “Invertir de manera errónea es, en el mejor de los casos, un desperdicio capital. En el peor de los casos, desvía la inversión de una empresa a todos los lugares correctos. No invertir en absoluto hace que sea difícil, sino imposible, ponerse al día”. Según Bain, los líderes digitales tienen identificadas dos o tres tendencias que no se deben ignorar, y su estrategia está enfocada para abordarlas.

Los líderes digitales también son conscientes de que no disponen de toda la información necesaria y tienen que tomar decisiones sin saber cuál va a ser el siguiente paso. El departamento de operaciones, acostumbrado a una planificación detallada a largo plazo, puede verse perdido con un enfoque más ágil, en cambio, esto puede protegerle contra la incertidumbre de la inversión digital.

Para plantear una buena estrategia de operaciones con una visión de futuro requiere que las empresas tengan en cuenta las opiniones de dos grupos: los que Bain clasifica como “actores digitales” – aquellos que no siguen la tendencia digital e implementan iniciativas digitales prácticas para crear valor en el presente – y los “soñadores”, que imaginan un futuro donde las tecnologías digitales puedan transformar completamente su sector o negocio

El truco está en encontrar el equilibrio entre ellos, lo que supone un gran desafío.

“Es lógico que los actores sean los que establezcan una agenda operativa y basada en las prioridades tradicionales dentro de las operaciones – mejorar de manera continua, garantizar la continuidad del suministro y la estabilidad operativa”, afirmó Anderson. “Sin embargo, el área de operaciones puede estar en una posición más vulnerable a la disrupción digital que cualquier otro departamento. Los líderes digitales hacen un gran esfuerzo para integrar los puntos de vista de los soñadores invitándoles a formar parte del consejo asesor de las operaciones digitales”.

Bain ha identificado cinco pautas que pueden ayudar a las empresas a comenzar a construir las capacidades necesarias para tener éxito en el futuro:

  • Dar a los directivos de operaciones un papel más importante a la hora de establecer la estrategia. En un mundo digital, los directivos de operaciones son cada vez más responsables de ayudar a desarrollar la estrategia de la compañía y no sólo de implementarla.
  • Dar los primeros pasos. Determinar algunas tendencias digitales y establecer una estrategia para que la empresa tenga éxito. Los líderes realizan inversiones de forma organizada y en la dirección correcta.
  • Establecer objetivos ambiciosos. Además de aumentar los beneficios en un 1-2 por ciento al año, aspirar a obtener ganancias mucho mayores – 10-15 por ciento o más en tres años. Este incremento del rendimiento requiere una nueva mentalidad dentro del área de operaciones.
  • Invertir en el desarrollo de capacidades. Los líderes digitales comienzan a invertir desde el principio en el desarrollo de la experiencia que necesitan y buscan oportunidades para desarrollar sus habilidades en áreas como la automatización, el mantenimiento predictivo y el Internet de las Cosas. Las compañías que no estén listas para mejorar sus capacidades digitales pueden seguir avanzando hacia un futuro cada vez más digital utilizando Software como Servicio, la nube u otros servicios externos de logística.
  • Añadir miembros externos al equipo. Los equipos multifuncionales que incluyen tanto a los “actores digitales” como a loa “soñadores” son los que mejor pueden diseñar una estrategia de inversión para las operaciones digitales.

 

Sobre Bain & Company

Bain & Company es una de las principales empresas de consultoría estratégica del mundo. Asesora a compañías en temas de estrategia, operaciones, tecnología de la información, organización, capital riesgo, transformación digital y fusiones y adquisiciones. La firma alinea sus incentivos con el de los clientes al vincular sus honorarios con resultados. Los resultados de los clientes de Bain superan la media del mercado en un ratio de 4 a 1. Fundada en 1973, Bain cuenta con 55 oficinas en 36 países en los que tiene experiencia en todos los sectores de la economía.

Bain está presente en España desde 1994 donde es ahora una de las principales consultoras estratégicas del mercado. En nuestro país asesora a grandes compañías y ha estado presente en muchas de las operaciones corporativas más importantes de los últimos años.

Para más información www.bain.com  o Twitter @BainAlerts

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Alberto López (431 Artículos)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.