¿Por qué cualquier manager debería ver la película Moneyball?

Moneyball es una película de 2011 con actorazos como Brad Pitt, Jonah Hill o Philip Seymour Hoffman que ha pasado bastante desapercibida en España. Éste sería un motivo suficiente para que cualquiera la alquile o la compre o la vea en TV como hice yo ayer.

¿Por qué motivo debería ser una película imprescindible para cualquier manager? La historia trata justamente sobre Billy Beane (Brad Pitt), el mánager de los Oakland Athletics, un equipo de béisbol harto de ver cómo tiene que competir en igualdad de condiciones con equipos que triplican su presupuesto.

Billy Beane (Brad Pitt) decide entonces cambiar las reglas usuales para el fichaje de nuevos jugadores; teoría de los juegos en estado puro.

Billy Beane comienza cuestionando el status quo existente; ¿no es absurdo competir con grandes equipos haciendo exactamente lo mismo que ellos pero con una tercera parte de su presupuesto? Beane pone sobre la mesa una situación muy evidente pero que se le ha escapado a todos sus expertos ojeadores; es imposible resolver un problema cuando ninguno de ellos sabe identificar cual es el problema (cuando los árboles no te dejan ver el bosque). En ése momento ni él mismo es capaz de identificar el problema. Sin formular la pregunta correcta es imposible obtener la respuesta correcta.

Nuestro ambicioso mánager se topa entonces con Peter Brand, un jóven graduado en económicas de Yale, sin apenas experiencia en el mundo del deporte. Brand tiene un método de selección propio basado en una fórmula nueva de interpretar las estadísticas de los jugadores. Brand ha desarrollado su propio algoritmo para equilibrar una plantilla: No busca fichajes estrella que destaquen en todos los campos, no busca al “jugador perfecto” o una suma de “jugadores perfectos”, sino que plantea la pregunta a la inversa; ¿cuantas carreras, bateos, etc. necesito para ganar una liga? Un gran equipo (o una liga, si somos capaces de formular el problema en los términos adecuados) no es la suma de grandes individuos para Brand y Beane, sino la combinación adecuada de los elementos -estadísticas- necesarios.

La película plantea muchos elementos de reflexión interesantes para un mánager:

  1. Para realizar una correcta toma de decisiones debemos ser capaces de formular un problema de la manera correcta.
  2. En términos de estrategia es difícil (si no imposible) competir con otros en situación de gran desventaja. No parece viable, por ejemplo, que un ejército de 1oo hombres se enfrente a otro de 3.000 en campo abierto. Tal vez el pequeño grupo de hombres tuviera alguna oportunidad si cambiara sus espadas por arcos, o si el terreno fuera una ventaja o si contara con el factor sorpresa. Pero es razonable competir con el líder intentando hacer lo mismo y mejor.
  3. A nivel de recursos humanos plantea una interesante debate relativo a fenómenos como el “efecto halo”  y el “principio de incompetencia de Peter
  4. ¿Estamos  realizando una valoración del desempeño, seleccionando y asignando a los miembros de nuestros equipos de la forma adecuada?
  5. ¿Asignamos correctamente tareas a nuestros trabajadores en función de sus habilidades? Podríamos estar quemando o estar a punto de despedir a un terrible contable cuyas habilidades relacionales y para el marketing son excepcionales.
  6. En relación al diseño de equipos de trabajo ¿estamos tratando de formar un “equipo de estrellas” o un equipo equilibrado? Las habilidades relacionales requeridas para customer service  pueden ser radicalmente diferentes a la creatividad requerida por márketing, o la atención al detalle inherente para un contable o incluso a las capacidades analíticas de un departamento de estrategia o pricing. Las multinacionales suelen estar algo más avanzadas en este punto.
  7. ¿Los procesos de selección se han convertido en un proceso completamente subjetivo donde gana el candidato que acumula más experiencia y títulos, y ante la duda elegimos al que suelta más clichés de entrevistas de trabajo? En el siglo XXI  buscamos trabajadores capaces de resolver problemas, pero seguimos seleccionando personal de la misma forma que se hacía dos siglos antes.
  8. A nivel de liderazgo, la película aporta otros muchos elementos de dirección de personas en la película, algunas pequeñas píldoras muy interesantes.

Como es natural, la película está inspirada en el personaje real de Billy Beane, un mánager que dejó perplejo al mundo del béisbol llevando a lo más alto a un equipo de segunda fila con su revolucionario método. El libro que versa sobre las peripecias de Beane para encontrar un método ganador Moneyball: The Art of Winning an Unfair Game y está escrito por Michael Lewis.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Alberto López (431 Artículos)

One Response to "¿Por qué cualquier manager debería ver la película Moneyball?"

  1. Vicky Obregón  17 mayo 2016

    Excelente artículo! Definitivamente voy a ir a buscar la película Moneyball, será muy interesante verla después de esta introducción! Saludos!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.