Alojar tu negocio ¿qué se ajusta mejor a mis necesidades?

Empezar un negocio es una tarea que siempre tiene muchas aristas que pulir. El espacio de trabajo suele ser uno de los puntos más importantes a considerar porque supone uno de los costes fijos o variables más importantes de la empresa, especialmente si emplea a varios trabajadores. En un pequeño comercio, por ejemplo, el local es un elemento imprescindible, aunque existen otros tipos de negocio donde el espacio no es relevante -hablamos por ejemplo de autónomos, consultores o negocios donde se da el teletrabajo-. En cualquier caso es importante tener siempre un punto de bienvenida y de reunión para tus clientes, y por ello hoy os hablamos de las soluciones más interesantes a considerar para tu negocio u oficina:

Compra: la compra de un local o una oficina es la opción frecuentemente elegida en los casos en los que una empresa está ya muy consolidada en una ciudad o en una zona y desea apostar por ella. El periodo de estancia pueden ser 20, 30 o 50 años, en realidad no hay un tiempo determinado. Es un bien que lleva varios años de amortización y que tiene unos costes de mantenimiento fijos tales como limpieza, electricidad, agua y seguridad. La elección del local se puede realizar en una zona céntrica, o si requiere un espacio importante normalmente obliga a ubicar el negocio en una zona periférica de la ciudad. Adquirir unas oficinas en el centro de una ciudad un local o un piso para el desempeño de la actividad resulta costoso, más costoso a mayor amplitud del local. Salvo que el la actividad tenga unos rendimientos económicos muy elevados, requerirá una gran inversión inicial, y adicionalmente un gasto importante en el largo plazo, si se ha comprado con hipoteca. La compra también representa un riesgo importante si la actividad se discontinúa por cualquier motivo; no es fácil desprenderse de un activo inmobiliario y en cualquier caso suele llevar tiempo. La principal ventaja es que en el largo plazo ofrece una estabilidad y un ahorro de costes importante, una vez amortizado.

Alquiler: el alquiler sin duda ofrece un riesgo mucho menor que la compra, aunque los contratos de alquiler suelen tener una serie de cláusulas de duración mínimas bastante más elevadas que una vivienda. En caso de sobrevenir cualquier tipo de problema, el incumplimiento en el plazo de alquiler puede producir importantes penalizaciones económicas. El período mínimo de estancia pueden ser unos tres, cinco o incluso diez años, y cabe señalar que si el arrendador sube el alquiler de manera unilateral nos puede poner en un aprieto. Hay que considerar que acondicionar un local para el desarrollo de una actividad requiere a veces una inversión que posiblemente se pierda si algún día decidimos abandonar ese local u oficina. La ventaja principal es la flexibilidad que ofrece a la hora de redimensionar el espacio en función de nuevos trabajadores -se puede alquilar un nuevo lugar- y ofrece un coste variable. Si se opta por el alquiler o renting en un edificio de oficinas, dentro de ese gasto se pueden consolidar varios conceptos (personal de limpieza, seguridad, recepción, etc). En este tipo de espacios no requiere de una inversión inicial importante.

Business Centers: Seguramente ya conocerás los business centers. Se trata de centros de trabajo multifunción que permiten el alquiler de salas de reuniones, reunirte con clientes, hacer presentaciones, impartir cursos de formación si no dispones de aulas con material, o simplemente cubrir cualquier otra eventualidad en la que necesitemos un espacio de trabajo. Son muy populares entre empresas por ejemplo de tipo docente que no requieren del uso de instalaciones a tiempo completo. Son además una gran opción cuando las oficinas de las que ya dispones no son suficiente para satisfacer determinadas necesidades excepcionales (reuniones, congresos, etc.) Y por último, aunque no por ello menos importantes son la primera elección para empleados de tipo freelance como los que hemos mencionado al principio del texto, que no necesitan de un lugar fijo de trabajo o que están empezando. Si acabas de abrir tu “despacho” de abogados, o eres un consultor o un autónomo que está despegando seguramente no tengas acceso a los medios anteriores. Un business center es una gran idea si quieres transmitir confianza; recuerda que tu espacio de trabajo es uno de los puntos más importantes y es el ecaparate de la empresa para tus clientes potenciales o reales. Por supuesto también puedes alquilar una oficina de manera regular en la mayoría de estos centros. Si estás pensando en un business center en Barcelona te recomendamos visitar granviabc.com, un centro cinco estrellas en el corazón financiero de Barcelona, con más de 20 años de experiencia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Alberto López (422 Artículos)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.