Tus defectos te hacen único

Esta semana les comparto una pequeña reflexión sobre un artista del que algunos se acordarán todavía. Si usted nació en los 80 seguramente se acordará de John Paul Larkin, conocido como Scatman John. Scatman John es lo que en el argot musical se conoce como “one-hit-wonder”, un artista que hace una canción pegadiza y del que nunca más se recuerda.

La canción de 1995 “I’m Scatman”  (“soy tartamudo” o “soy el hombre que hace música scat”)  era obviamente un tema ligero y comercial, pero hay mucho más detrás de la figura de Larkin. John nació en 1942 y pasó una dura niñez debido a su tartamudez. Su grado de tartamudez era muy severo, y en varias ocasiones se quedó absolutamente mudo, incapaz de articular una sola palabra; Era el blanco de todas las burlas de sus compañeros. Empezó a beber a los catorce años y en sus propias palabras a los 18 su vida ya estaba destruida. John hizo carrera como músico de jazz y pianista consumado, una forma de comunicarse tal vez muy parecida a su propio forma de hablar; improvisado, desordenado y bonito. Su primer disco me resultó muy interesante, y tengo que reconocer que el jazz no es mi género favorito.

En los 80, gracias al apoyo de su segunda mujer Judy salió del alcohol y reordenó su vida. Juntos se mudaron a Alemania, y allí conoció un productor musical, que al oírle hacer “scat” (hacer música con sílabas sin sentido) le ofreció grabar un disco, adaptado a la música electrónica que entonces estaba tan de moda. Aunque en principio reacio, Larkin aceptó.

john larkin

El experimento fue todo un éxito y su álbum “Scatman’s World” vendió más de seis millones de copias, alcanzando el número 1 en las listas prácticamente todo el mundo. Su segunda canción también estuvo entre los diez primeros lugares de las listas musicales. Su éxito fue tal que en una actuación en España no pudo cantar durante cinco minutos debido a la locura que provocaba en sus fans infantiles.

John había convertido su mayor defecto en su mayor virtud, y ya no tenía que esconderse. Si su lengua se paralizaba sólo tenía que dar rienda libre a su incomprensible jerga “scat”. John creó una fundación para niños con problemas de tartamudez y fue reconocido por su apoyo a la gente que padecía esta enfermedad. El éxito de John fue breve y falleció de cáncer en 1999. Su carácter profundamente humano se deja ver en la pequeña entrevista de seis minutos que he encontrado en Internet (en inglés).

Si has nacido en los 80 y no has aprendido a tartamudear su canción es que no has tenido infancia. Lo que dice la canción básicamente es que si un tartamudo como él puede, tú puedes hacer lo que te propongas. Así que tal vez no haga falta esconder algunos de tus defectos sino promocionarlos mejor. Os dejo con su “one-hit-wonder” que aún se pegará a tu cabeza como un chicle derretido en el zapato.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Alberto López (431 Artículos)

One Response to "Tus defectos te hacen único"

  1. pedro  27 julio 2016

    Un tema muy interesante , siempre los defectos tratan de esconderse y con ellos se oculta una parte de nosotros . Debemos promocionar en lo que si somos buenos y hacer lo que este caballero realizo , como puedo transformar esta desventaja en una ventaja en la vida

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.