¿Flechazos de amor en la oficina?

enrollarse en el trabajoEl amor flota en las oficinas, aunque no lo podamos ver… Y es que no hay una tasa más alta de infidelidades que las que encontramos en un entorno laboral.

Como en la vida misma, existen parejas que nacen en un entorno laboral y perduran, otras que solo es una aventura momentánea. Las relaciones creadas en el ámbito de trabajo pueden perdurar al igual que otras, pero siempre debe permanecer inalterable la profesionalidad y el sentido común.

 ¿Está bien mezclar el trabajo con el amor?

El roce hace el cariño, horas y horas compartiendo penas, alegrías, proyectos , cenas y almuerzos…todos esos momentos crean una complicidad especial de la cual nace una atracción inesperada…y sin darnos cuenta llega un día en el que te miras al espejo y te arreglas más para aquel o aquella compañera que vas encontrarte en breve. La jornada laboral se hace más leve y los fines de semana más largos.

En España no existe ninguna ley que prohíba las relaciones sentimentales de pareja entre compañeros de una empresa, aun así algunas compañías incluyen en sus protocolos la no autorización de estas relaciones. El 42% de las multinacionales implementan estrategias para evitar este tipo de situaciones.

Aún en la insistencia de empresas las cuales incluyen como norma laboral no tener relaciones de pareja entre empleados, parece que cupido no está por la labor y así lo demuestran las estadísticas y encuestas realizadas. ¡Vaya que somos todos muy amorosos!

flechazo amor oficina

¿Cuántas parejas salen de la oficina? ¿Es posible enamorarse en el trabajo y salir indemne?

Como en la vida misma, existen parejas que nacen en un entorno laboral y perduran, otras que solo es una aventura momentánea. Las relaciones creadas en el ámbito de trabajo pueden perdurar al igual que otras, pero siempre debe permanecer inalterable la profesionalidad y el sentido común.

La oficina, territorio amoroso sin Edad

Hombres y mujeres solteros y casados forman parte de las empresas. Se incrementan las jornadas laborales y aquí es cuando empieza el llamado territorio peligroso.

De todos los ambientes en los cuales podemos ser infieles, el ámbito laboral es el más propicio. Invertir más tiempo en la oficina no levanta sospechas, viajes de negocios y cenas de empresa son las ocasiones perfectas para cupido.

¿Mito o realidad?

Parece que las aventuras laborales sí existen y muchos acaban en matrimonio. Estudios realizados por varias empresas lo demuestran, entre ellas Ashleymadison.com , realizaron una encuesta a sus 17 millones de usuarios en los que arrojaron datos curiosos.

¿Fiestas empresariales y cenas? No son aburridas, sino que son la tentación reprimida la cual esa noche de copas se convierte en realidad. Deseos ocultos florecen y es uno de los ambientes en los que se producen más infidelidades o relaciones entre compañeros.

Los españoles confiesan que nueve de cada diez han tenido sueños eróticos con algún compañero/a y que uno de cada dos tuvo una propuesta sexual de un compañero laboral.

Además las Jerarquías laborales, cambian el comportamiento sexual de hombres hacia mujeres y mujeres hacia hombres. El estudio, refleja que las mujeres que ocupan cargos directivos son muy seguras de sí mismas y son ellas las que realizan las propuesta por triplicado a los hombres por debajo de su jerarquía. En cambio son muy pocos los hombres que proponen una cita sexual con sus jefas.

¿Pero somos los españoles apasionados hasta tal punto de tener aventuras amorosas en el trabajo?

Una encuesta realizada por trabajando.es a más de 2.500 españoles nos indica que no, sorprendentemente y a pesar de soñar con nuestros compañeros, solo un 37% de personas aceptaría tener un lío en la oficina. El 63% restante aseguró que no estaban interesados en tener un romance en el ámbito laboral.

Y es que todos sabemos que estar enamorado es maravilloso, pero trasladar ese amor hacia tu jefe o compañero tarde o temprano nos puede salir bien caro. Los resultados de la encuesta fueron estos:

¿Has tenido alguna aventura amorosa en tu trabajo?

  • 47% jamás tendría una aventura en la oficina.
  • 28% no lo ha tenido pero le gustaría tenerla….
  • 13% afirma que sí la han tenido pero finalizó….
  • -12% están aún disfrutando de su aventura amorosa laboral….

+Datos de otra encuesta realizada por entremujeres.clarin.com

¿Tuviste un romance en tu trabajo?

2.700 mujeres fueron entrevistadas a las que un 60% confesaron haber tenido una aventura en el trabajo.

  • Un 40% confesó “Tuve una aventura con un compañero”
  • Un 15% “Me encantaría, pero queda en mis fantasías”
  • Un 19% “Sí, me animé con mi jefe”
  • Un 25% “Ni loca. Placer y negocios no se mezclan”

Más datos curiosos de la encuesta realizado por  Ashleymadison.com:  Está claro que las mujeres somos más románticas y percibimos el amor en la oficina de una forma diversa, pero también la nacionalidad influye mucho en el tipo de pasión que sentimos. Lamentablemente los hombres españoles no son los más románticos ya que ellos mismos así lo confiesan en un 64%, solo un 27% se considera muy romántico y un 9% nada románticos.

mezclar-trabajo-con-amor¡Si quieres vivir un romance apasionado sin límites en tu oficina, entonces debes cruzar las fronteras!

Otra encuesta realizada por Ashleymadison.com en la que nos revela cuales son los hombres más apasionados del planeta para relaciones amorosas dentro y fuera del ámbito laboral.

¿Quiénes son los más pasionales en territorio amoroso laboral y cúal es su modus operanding?

  1. Brasileños: Puro fuego sin límites hasta el punto de llevar sus amantes a sus casas.
  2. Mexicanos: Más al estilo de sus novelas los mexicanos aprovechan sus viajes de negocios para sus amoríos de una forma más tradicional.
  3. Argentinos:”No dejes lo que puedas hacer hoy para mañana” y ese lema se lo llevan a rajatabla porque suelen tener encuentros sexuales el primer día.
  4. Venezolanos: Eligen ir con su amor al hotel , clásicos al fin y al cabo.

¿Los amantes más rápidos en encontrar el amor? Los venezolanos

¿Los más conservadores? Los colombianos

Datos curiosos acerca del amor y la pasión en la oficina

Según la revista italiana Riza Psicomatica , 1/3 de los amantes infieles en el trabajo les encanta realizar sexo en escondites del edificio, el morbo de ser sorprendidos enciende pasiones y sino tienen tiempo para jugar al escondite, aprovechan la hora del almuerzo que nunca se sabe…

¿Pero cúal es el motivo por el cual nacen estos amores pasionales en la oficina?

Los sentimientos no se pueden controlar y el amor nos hace sentirnos vivos a todo ser humano. Estar la mayor parte del tiempo con una persona, crea lazos y sentimientos inevitables.

Las relaciones formales suelen llegar a un punto rutinario sin emoción ni sorpresa, la adrenalina surge otra vez cuando conocemos un nuevo amor y es por ello que es difícil resistirse y menos si lo vemos cada día…..

¿Qué hacer si caemos en las redes amorosas laborales de nuestro compañero/a o jefe/a?

No os preocupéis, para sobrevivir os pasamos algunos Tips

  • DISCRECIÓN: Guárdate el amor para ti y tu pareja en secreto, hasta que la relación este totalmente consolidada. Rumores en la oficina no son convenientes para ninguno de los dos. Evitarás cotilleos, falsos juicios y problemas de intrusión.
  • MARCA LÍMITES: Entre tu relación profesional y personal.
  • ESTABLECE REGLAS: Al entrar en la oficina ya no somos pareja sino compañeros. Esta conducta debe ser respetada.
  • ESPACIO INDIVIDUAL: Estar todo el día juntos tiene sus pros y contras. Resérvate un espacio personal solo para ti.

¿Y tú, tendrías un vínculo amoroso en la oficina?

Por Judith Sarch.

Ferparecursoshumanos.es

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Alberto López (432 Artículos)

One Response to "¿Flechazos de amor en la oficina?"

  1. Jorge Rueda  26 enero 2015

    Hay que tener cuidado con la oficina y con Facebook… Ahora los días en la oficina se hacen más agradable cuando está quién está 😉

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.