La guerra sucia por el talento

steven-harkin-guerra por talentoHoy leía un artículo sobre la guerra por el talento, un tema muy de moda últimamente. Me trajo a la mente una de las batallas más encarnizadas que se han protagonizado en el mundo empresarial. Aquella que protagonizaron el hace ya un tiempo el ya fallecido Steve Jobs, de Apple, y Edward Colligan de la empresa Palm.

En esta guerra sin cuartel, el CEO de Apple amenazó de forma directa a la compañía Palm de interponer una demanda de patentes si ambos lados no llegaban a un acuerdo. El llamado acuerdo de caballeros propuesto por Jobs establecía que ninguna de las dos compañías podría contratar a los trabajadores que alguna vez habían trabajado en la compañía contraria.

Pero ¿a que se debió esta contienda?.

La amenaza de Jobs a los integrantes de Palm ocurrió ya hace varios años, aunque no salió a la luz hasta hace unos meses. La guerra comenzó en 2007 y tanto Jobs como Edward Colligan, CEO de la empresa Palm, tuvieron que llegar a los tribunales. Ahora en este litigio presentado por Jobs hay varios datos que nos explican los hechos de la guerra sucia por el talento.

En Enero de 2012 una demanda antimonopolio, una demanda presentada por 5 ingenieros que trabajaban en Intel, Adobe y otras empresas fue admitida ante la justicia norteamericana. Estos alegaban que empresas como Apple, Google, Adobe e Intel habían pactado secretamente para eliminar la competición por fichar a los genios de unas y otras empresas. En la carta se hablaba de supresión de movilidad de los empleados y también de la supresión de indemnizaciones.

Durante este proceso salió a la luz  conversación que Jobs tuvo von Colligan, en la cual mostraba su preocupación por que antiguos empleados suyos de Apple, se encontraban trabajando en ese momento en Palm. De esta forma, Jobs quería llegar a un acuerdo en el que ninguna de las dos empresas, Apple y Palm, contratara en un futuro a exempleados de la otra compañía. Jobs fue mucho más allá y dijo a Colligan que de no aceptar  el acuerdo llevaría el caso a demandas justificando infracciones de patentes de su compañía. El CEO de Palm no acepto el acuerdo y siguió contratando ex-empleados de Apple.

Acusaciones y defensa en los tribunales

Colligan también alegó que durante el año anterior, a que Jobs presentara su propuesta a Palm, Apple ya habría contratado a un porcentaje de más o menos un 2% del personal que laboraba en Palm. Así mismo el CEO de Palm aseguró que si su empresa hubiera hecho lo mismo con los empleados de Apple no hubiera contratado solo a tres personas sino que debía haber contratado a 300 empleados de la Apple. Colligan también alegó que también Palm tenían posibilidades de presentar reclamaciones de patentes a la otra compañía.

Un nombre importante en la guerra sucia por el talento

Ante este problema Jobs escribió a Colligan, en un email,  sobre su preocupación por el reclutamiento de miembros activos de su compañía. En este caso el personaje principal era Jon Rubinstein, que trabajara en Apple como vicepresidente senior del equipo de ingeniería de Hardware de iPod. Este personaje se unió a Palm en el 2007 y para el año 2009 ya había sustituido al Director General, Edward Colligan.

Steven Hankin de McKinsey & Company acuñó en 1997 el concepto de “La guerra por el talento“, y parece que Jobs acuño un desarrollo nuevo, “La guerra sucia por el talento”. ¿En la gerra como en el talento, vale todo?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Roberto Borlán Benito (32 Artículos)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.