Hoy he estrenado mi lunes con un video que no me ha subido mucho la moral precisamente. En él se muestra que el 1 % de los americanos tiene el 40 % de la riqueza total de la nación. Los ingresos de este 1 % se han casi triplicado en los últimos 30 años. Mientras tanto, el 80 % que se encuentra justo por debajo de esta minoría sólo posee un ridículo 7 % de la riqueza del país. La desigualdad es máxima.

¿Pasa lo mismo en España y en otros paises? ¿Pasará? ¿Es un entorno adecuado o justo? Incluso al nivel de managers en el que nos movemos no lo veo claro, sobre todo porque probablemente estemos mucho más a la izquierda de la fila de lo que nos creemos.

Pero vedlo vosotros mismos y opinad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Rodrigo Borrego Bernabé (7 Artículos)

Ingeniero en Informática y Licenciado en Matemáticas por la Universidad de Salamanca, actualmente es CTO en Hoplite Software, S.L..

5 Responses to "El imposible destino al que nos dirigimos"

  1. Opinante  11 marzo 2013

    El 40% de riqueza distribuido en un 1%, es malo definitivamente.

    En algunos países (en el mío) incluso llega al 80% de riqueza distribuido en menos del 1% de la población con una oligárquía obvia y descarada que no puede destruirse por su influencia política y económica. Y un 45% de población viviendo en extrema pobreza (¡PEOR!)

    Es curioso como existe un mismo patrón y tendencias en cada país no importando el nivel de desarrollo. ¿Piensan ustedes lectores de Managers Magazine que esto se podrá cambiar algún día?

    ¡Saludos!

    Saludos!

  2. Alberto  11 marzo 2013

    Hola, inapelable vídeo. No dice cual es la fuente pero me lo creo totalmente. Sin embargo creo que conduce un tanto al error al presuponer que con el socialismo las rentas bajas y medias ganen más (lo cual no esta demostrado en ningún caso), ni siquiera que se de una mejor distribución de la riqueza.

    Cada vez que oigo en las noticias lo de subir los impuestos a las rentas altas me da la risa. Ese 1% de poblacion en España apenas paga patrimonio, tasas, IVA e Impuesto sobre la renta. Todo lo tienen a nombre de empresas, SICAVs ( pagan el 1%) y en paraisos fiscales. Y perdón pero eso no lo han cambiado ni la izquierda ni na derecha española. Siempre que suben los impuestos dicen que es para que los ricos paguen mas. El que se consuele alla el, pero la realidad es que lo usan para aumentar la burocracia, rescatar bancos y para echar gasolina a los coches oficiales.

    En Estados Unidos la cosa no es muy diferente: hace unos meses Warren Buffet, la tercera persona mas rica del mundo le echó en cara a Obama (socialista) que le daba VERGÜENZA tributar al 18% cuando cualquiera de sus empleados pagaba el 33%. Este es el link de la noticia.

    http://www.elmundo.es/america/2011/08/15/economia/1313396606.html

    Las oligarquias han mantenido su estatus privilegiado independientemente del color político. Yo no creo en lucha de clases, no creo en socialismo, no creo en revoluciones ni creo en el capitalismo. Creo que la sociedad civil debe asociarse y ejercer SU responsabilidad de exigir a los politicos que terminen sus privilegios, y que el que haya metido la mano en la caja vaya a la carcel aunque sea de tu partido. El cambio nunca va a venir desde arriba, pero claro, siempre es más fácil quedarse en casa y esperar que un tercero te solucione la vida..

    ( vaya mitin 🙂 )

  3. Rodrigo  14 marzo 2013

    Mi intención no era hablar sobre colores políticos que no influyen en nada de esto ni en entrar en una hipotética lucha de clases. Simplemente poner un poco de atención en la injusta situación en la que creemos vivir y en lo falsa que es esa idea, pero porque la situación es peor aún.

  4. Alberto  15 marzo 2013

    Entiendo y comparto el vídeo 99%, solo no comparto esa coletilla final del vídeo.
    Pero que nos estan trasquilando en esta crisis para beneficio de unos pocos es más que evidente.

  5. Jenn  17 marzo 2013

    La tendencia es a la desaparición de la clase media, para mi está muy claro.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.