Una buena estrategia empresarial es ir a paso firme para lograr sus metas

estrategia empresarial y metasEn la obra cumbre del escritor inglés Lewis Carroll, Alicia en el país de las maravillas, Alicia le pregunta al gato de Cheshire, cuál es el camino que debe tomar. Y el gato le responde –Eso depende a dónde quieras llegar.

A mi juicio, es la frase más elocuente sobre lo que significa verdaderamente una estrategia empresarial. Bien es sabido que si uno no sabe para dónde va, cualquier camino lo llevará hasta allá y en el mundo empresarial no se pueden dar esos pasos en falso.

A pesar de tener por sentado una estrategia empresarial determinada, muchas organizaciones la dejan para llenar los documentos para certificar los estándares de calidad o algún requisito.

A pesar de que el término estratégico alude a que se realiza a nivel gerencial, lo cierto es que las estrategias se deben implementa en todos los niveles de la empresa, sin excepción. Por eso, deben mostrar el camino para lograr los objetivos de manera clara y contundente. Orientar a todos los empleados sobre cómo maximizar los recursos para el logro de los objetivos en un tiempo inferior incluso al planeado.

Deben además ser de fácil comprensión para todos en la empresa y por supuesto guardar coherencia con la misión, visión, valores y principios de la empresa así como de su cultura organizacional.

La estrategia empresarial debe formularse de acuerdo con la capacidad y los recursos disponibles de la empresa, una meta demasiado ambiciosa puede resultar inalcanzable y los fracasos pueden llevar a desmotivación, por eso debe ser retadores en tanto capacidad de respuesta tenga la organización, por lo que debe también considerarse el tiempo para que la tarea sea resuelta.

La verdad es que la estrategia empresarial es el camino más expedito al éxito, lo que más alienta a los empleados a tener una meta visible y apta para ser alcanzada. Una estrategia empresarial marca el destino de la organización entera, desde el gerente hasta el empleado de menor rango deben ser mensajeros de sus tácticas y promotores de su gestión, si quieren de verdad lograr la excelencia.

Para que una estrategia empresarial funcione, debe contener algunas características.

Entre ellas se pueden mencionar que los objetivos que se propone lograr la organización deben estar claramente definidos, en tiempo, espacio y en lo posible los encargados de ejecutarla. La empresa debe describir con suficiencia y claridad el plan de acción en el cual se ve inmersa y cuál es la responsabilidad de cada división o departamento. Debe detallar además los programas que describen y miden las consecuencias de llevar a cabo el plan para las funciones de finanzas, mercadeo o personal, etc., de la organización y por último, aunque no menos importante, cuál es el presupuesto que hay que contemplar para llevar a cabo los programas.

Dentro de la estrategia empresarial de una empresa se pueden distinguir cuatro clases de estrategia: las llamadas ofensivas o de crecimiento que tienen como fin buscar la consolidación de una empresa en su respectivo mercado. Por ejemplo cuando la empresa se especializa en vender un solo producto o servicio o cuando implementa su negocio con la producción de productos o servicios relacionados con su producto primario.

Otra estrategia empresarial es la conocida como defensiva, que se usa para anticiparse a posibles problemas y evitar aquellas que puedan resultar dañinas a la organización. Es posible que la empresa necesite reducir el número de operaciones para mejorar su productividad, que se da sobre todo si es urgente reducir los costos para mantenerse en el mercado.

La tercera estrategia empresarial es conocida con el nombre de concéntrica. Por lo general, impactan toda la organización, y se manifiestan en toda la vida organizacional. El ejemplo más claro de esta estrategia, es el de la innovación y el enfoque en un excelente servicio pensado en el cliente.

La última estrategia empresarial, la genérica,tiene que ver con aquellas que de manera amplia señala la ruta a seguir por cada departamento de la organización.

Como observará, la estrategia empresarial se usa fundamentalmente para aprovechar todas aquellas oportunidades que puedan presentarse el entorno en el que la empresa se mueva, a la vez que ayuda a fortalecerla contra posibles amenazas del entorno, como la competencia. Por ello, es mucho lo de ella se puede decir sin que no se sienta su fuerza y potencialidad en búsqueda de una mejor manera de alcanzar metas organizacionales.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Roberto Borlán Benito (32 Artículos)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.