Aprendiendo a gestionar en un mundo complejo e imprevisible

gestionando la complejidadLa semana pasada participé en un interesante webinar organizado por la Harvard Business Review e impartido por la profesora Rita McGrath, de la Columbia Business School, sobre gestión en la complejidad. Me gustaría compartir con vosotros algunas de las principales ideas planteadas:

El mundo de los negocios siempre ha sido complejo, pero el desarrollo tecnológico está incrementando esa complejidad desde el momento que hace posible interacciones antes impensables y además amplifica los resultados de esas interconexiones.

La principal característica de los sistemas complejos -que no es lo mismo que complicados- es su imprevisibilidad. Por mucho que sepamos cómo se comporta cada uno de sus elementos, las múltiples interacciones en red que se producen entre ellos hacen que el comportamiento del sistema en su conjunto sea muy difícil de prever. Sin embargo la creciente complejidad de nuestro mundo choca con nuestros procesos cognitivos acostumbrados a otra realidad bien distinta, donde el conocimiento del pasado permitía anticipar el futuro. Esta disonancia entre el nivel de complejidad de nuestro entorno y la inercia de nuestros procesos cognitivos trae consigo consecuencias inintencionadas. Es muy fácil que las cosas “queden fuera de control”, o que los sistemas queden totalmente colapsados ante eventos que se salen de la norma.

En el nuevo escenario soluciones tradicionales basadas en la optimización de recursos, la completa eficiencia, o los métodos clásicos de previsiones dejan de ser válidos. Ya no se trata de prever el futuro, sino de adaptarnos a un futuro que no se puede prever.

En primer lugar debemos replantearnos como hacemos nuestras previsiones. Probablemente utilicemos indicadores que nos hablan sobre lo que ha pasado, en el mejor de los casos sobre lo que está pasando, pero casi nunca incluimos otros que nos alerten de cosas que podrían pasar más adelante. También tendemos a dejarnos llevar por el peso de los promedios y olvidarnos que los grandes problemas y las verdaderas oportunidades muchas veces se esconden en las colas. Pero sobre todo debemos tener cuidado con cualquier decisión que limite nuestro margen de maniobra en el futuro.

En segundo lugar, en un mundo más complejo deberíamos gestionar los riesgos de otra manera. Una posibilidad es trasladar a los usuarios el poder de tomar las decisiones -y por tanto de correr los riesgos-, tal como hacen en Lulu.com , donde los autores deciden el precio al que venden los libros que publican. Por otro lado resulta más importante que antes buscar -o incluso provocar- “errores inteligentes” de los que aprender, así como intentar anticipar los posibles “grandes terremotos” que puedan suceder en el futuro, y prepararse para ellos.

Finalmente la forma de gestionar los recursos también ha de ser diferente. En un mundo imprevisible hacen falta “buffers” de espacio y tiempo. Es importante retrasar al máximo el compromiso de recursos críticos, de manera parecida a la práctica del triaje en medicina, por la que médicos que podrían estar atendiendo a pacientes se ocupan de clasificarlos en función de la urgencia del tratamiento y sus posibilidades de supervivencia, de modo que la eficacia prima sobre la eficiencia.

 En conclusión, los gestores de la era de la complejidad han de empezar por asumir que es imposible preverlo todo y decidirse a invertir en la resiliencia de sus organizaciones más que en prevención, aunque ello en ocasiones requiera introducir deliberadamente elementos de inestabilidad en el sistema.

En conclusión, los gestores de la era de la complejidad han de empezar por asumir que es imposible preverlo todo y decidirse a invertir en la resiliencia de sus organizaciones más que en prevención, aunque ello en ocasiones requiera introducir deliberadamente elementos de inestabilidad en el sistema. En el nuevo escenario demasiada prevención puede suponer un peligro si no hemos experimentado riesgos o errores y no sabemos reaccionar ante ellos, lo mismo que la estabilidad favorece la uniformidad, o intentar definir todos los procesos de la organización reduce nuestra adaptabilidad ante cambios inesperados del entorno.

Foto: michael.heiss

Fuente: Blog de Santi García.

Por Santi García.

Nací a mitad de la década de los sesenta del siglo pasado en La Coruña. Luego estudiaría Derecho en Pamplona y, años más tarde, haría el MBA de IESE en Barcelona. En lo profesional comencé mi carrera en la oficina de Madrid de Andersen Consulting (hoy Accenture), el año de los Juegos Olímpicos y de la Expo, dentro de la división de Servicios de Gestión del Cambio (CMS). A esa primera experiencia le sucedieron trece años durante los cuales desempeñé diferentes posiciones -siempre dentro del área de RR.HH.- en empresas como Johnson Controls, Nabisco (hoy fragmentada entre distintos grupos empresariales), eDreams (justo en los días gloriosos de la burbuja de las puntocom), AC Hoteles, Pronovias, o Newell Rubbermaid, donde llegué a ser director de RR.HH. para Europa de una de sus divisiones. Durante todo ese período tuve la fortuna de experimentar una enorme variedad de situaciones de negocio -desde la puesta en marcha de nuevos negocios a cierres y restructuraciones, pasando por procesos de expansión internacional, adquisiciones y desinversiones- en diversos ámbitos geográficos de Europa, África y Oriente Medio. Un bagaje que me permitiría, a finales de 2006, fundar Jakobsland Partners, una ‘boutique’ de consultoría desde la que ayudamos a nuestros clientes a gestionar con eficacia su capital humano en procesos de cambio organizativo en entornos volátiles, inciertos, complejos y ambiguos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Santi Garcia (10 Artículos)

2 Responses to "Aprendiendo a gestionar en un mundo complejo e imprevisible"

  1. Alberto López  24 octubre 2011

    Hola Santi, bienvenido y muchas gracias por la colaboración.

    El tema de la gestión de la complejidad es muy interesante; ahora en muchos ámbitos de la administración -pero logística y finanzas principalmente- se está empezando a dar prioridad a la complejidad en lo que se ha dado en llamar “gestión por excepción”.

    Un saludo,

    Alberto

  2. Santi Garcia  26 octubre 2011

    Alberto,

    Es un placer colaborar con esta iniciativa.

    Os deseo mucho éxito.

    Saludos cordiales,

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.