wikileaks-filtraciones-diplomaticasSi es verdad que vivimos en la era de la información y que la información, entonces Julian Assange y su web Wikileaks son verdaderamente poderosos. Demasiado. Y sus filtraciones -las últimas llamadas “Cablegate”- llegan en un momento crucial a nivel mundial: con las dos Koreas en un clima prebélico, en medio de una guerra de divisas mundial, una crisis galopante, una caída de bolsas generalizada, el rescate de varios países europeos y un largo etcétera.

Y ésta vez no son filtraciones como las de los abusos de Estados Unidos en la guerra de Irak -algo en mayor o menor medida conocido por todos-. Ésta vez Assange ha puesto boca arriba las cartas de la diplomacia mundial, y mientras los medios de comunicación mundiales asimilan poco a poco los 250.000 documentos filtrados, en la medida en la que afecta a cada uno de los países, éstos intentan taparle la boca por varios medios: se organizan montajes para acusarlo de abusos sexuales, la Interpol lo busca por todo el mundo, su página sufre los ataques de hackers, y hoy pocos son los que dudan de que Assange un día muy próximo acabará desaparecido, encerrado de por vida o sencilamente muerto. Pero vayamos someramente a los hechos, algunos de los cuales, en caso de demostrarse, podrían tener repercusiones penales en muchos países para los afectados del chivatazo.

Imagen: Wikileaks.

Las filtraciones de Assange, de ser ciertas implicarían:

1. El espionaje de diplomáticos de la ONU y de Naciones Unidas por parte de EEUU, en clara violación de la Convención de Naciones Unidas y la Convención de Viena de 1961.

2. Alusiones muy despectivas a países y personajes. Así define a Irán como “Cabeza de Serpiente”, pide informes de salud mental sobre la presidenta argentina Cristina Kirchner, propugna el aislamiento de líderes como Hugo Chávez -vaya sorpresas- se refiere al presidente francés Sarkozy como “de estilo autoritario” o “de piel fina”, al líder norcoreano Kim Yong Il como “un tipo viejo y flácido”, al presidente ruso Dimitri Medvedev como “El Robin de Batman-Putin”, al líder italiano Silvio Berlusconi como “muy débil física y políticamente” y que sus “salidas nocturnas frecuentes y su inclinación por la fiesta” no le permiten descansar adecuadamente. Sólo por poner unos cuantos ejemplos.

3. Lo peor de todo. El mercadeo tan oscuro y sin escrúpulos que tienen los líderes políticos al margen de la sociedad civil, en muchos casos que conllevan graves delitos. A nivel de España se habla de las presiones que la Embajada Americana ha ejercido sobre jueces y fiscales por la muertes del periodista español a manos de militares norteamericanos, lo cual puede poner en duda la independencia de todo nuestro sistema judicial.

También se alude a los vuelos de prisioneros de la CIA y la reubicación de presos en Guantánamo que fue algo parecido a un intercambio de cromos. Así muchos países aceptaron a presos a cambio de contraprestaciones económicas, aunque algunos países como Kuwait no sólo se negaron sino que recomendaron soltar a los prisioneros en zona de guerra afgana para deshacerse de ellos .

En Afganistán se ha conocido que el Presidente Hamid Karzai -designado casi a dedo por EEUU- ha liberado a criminales y narcotraficantes, algo que causó malestar entre los propios americanos.

China no queda libre, y los americanos consideran que el gobierno chino estaba al corriente -e impulsaron- el ataque cibernético contra el buscador Google como medio de censurar noticias que le eran desfavorables. Además se ha sabido que el gigante asiático, principal valedor del régimen de Korea del Norte aceptaría la reunificación con Korea del sur bajo mandato surcoreano. Más leña al fuego de Pyongyang.

Y el próximo ataque de Wikileaks amenaza con hundir a la ya maltrecha banca norteamericana, muy criticado por toda la sociedad civil, y cuyo rescate ha pagado de su bolsillo. No ha dicho nombres, pero yo apostaría por Citigroup o Goldman Sachs.

Independientemente del contenido -y las consecuencias- de los 250.000 documentos liberados por Assange, que no han hecho más que empezar, queda preocupantemente de manifiesto:

-Que la sociedad de la información que hemos creado entre todo se ha vuelto un ente autónomo que no entiende de naciones ni de censura.

-Que la sociedad civil está totalmente desaparecida. La maquinaria de los estados y de ciertos grupos de presión mundiales nos hacen creer que vivimos en democracias avanzadas cuando en realidad todos los movimientos políticos y sociales responden a grupos de interés económico. El fin justifica los medios y “El Príncipe” de Maquiavelo se queda corto ante la realidad política mundial.

La semilla de Assange está plantada, y si desaparece Wikileaks, posiblemente aparecerán otras webs similares en su lugar. El fenómeno es ya imparable y a nosotros como ciudadanos nos corresponde decidir si seguir mirando a otro lado o encabezar una revolución cívil pacífica. Les recomiendo que lean a los trascendentalistas norteamericanos como Emerson y Thoreau. Suponen una imagen mucho más humana de los Estados Unidos que la que han dado sus políticos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Opinante (59 Artículos)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.