R.L.B. es un amigo personal, empresario, máster cum laude en Gestión Internacional de la Empresa por Thunderbird (USA), y actualmente gerente de una de las mayores franquicias internacionales en Centroamérica. Ésta semana escribió una carta abierta al presidente del gobierno español, Jose Luis Rodríguez Zapatero, y como Managers Magazine se trata de un foro plural de carácter económico, me ha parecido relevante.

Pues señores, ya hemos llegado a los 4 millones. Solo quiero recordar una de las múltiples verdades de las que ya hablaba hace un poco más de un año, antes de las elecciones generales:

La dureza de la verdad: La recesión no es una ficción sino una realidad. Una economía basada en la burbuja inmobiliaria tiene fecha de caducidad, y el momento ha llegado. El no tomar medidas inteligentes e inmediatas, es negar una verdad, que esta afectando a todo el bloque occidental. Estas medidas deben basarse en fomentar el empleo y la inversión con incentivos para las empresas, no el regalar el dinero para fomentar el consumo (y principalmente ganar el voto).

El abismo de la mentira: El vivir de las rentas del buen trabajo realizado por tu antecesor, vale 4 años, ni un minuto más. El callar la crisis hasta después de las elecciones, es una mentira más.

Lo triste es que el pueblo español no se ha dado cuenta de esta falacia. Que el progresismo ignorante se cree que esta votando progreso, mientras en realidad va a votar al fascismo de la mentira. Espero y deseo que el país recapacite. Nunca es tarde. No quiero llegar a pensar en la expresión “Que Dios nos coja confesados”. Más bien quiero pensar que “El Cielo puede esperar”. Siempre y claro, podamos evitar caer en el abismo económico.

Mis palabras como otras muchas que escribí entonces, fueros verdades constatadas. Tristemente, el mensaje que muchos mandamos no llegó a un pueblo que históricamente, en un momento lleno de oportunidades, nunca sabe elegir acertadamente a sus gobernantes.

Hoy la mentira sigue. Ahora ZP culpa a la oposición porque se alegran de la crisis. Señor IGNORANTE MAYOR DEL REINO, no nos alegramos del sufrimiento de 4 millones de españoles. Simplemente demostramos que el tiempo nos da la razón. Y cuando descubrimos en usted un ignorante, demagogo, farsante con cara de ángel, e inteligencia de chorlito, no nos equivocamos. Lo describimos como lo que usted simplemente es (y no lo digo solo yo, lo dicen otros muchos, incluido el Presidente de Francia, aunque ahora lo desmienta).

Quizás engañó a los más ignorantes, que vieron en usted a alguien como ellos mismos. Tristemente aquellos son todavía bastantes en mi país, España. Aquellos que quisieron vivir el sueño de una noche de verano.

Pero ahora ha llegado la pesadilla de la realidad. El paro va a seguir creciendo, señor Zapatero, hasta que usted pueda engrosar las filas del paro como uno más, pues espero que cuando se tenga que irse del Palacio de la Moncloa derrotado por unos electores que hayan por fin abierto los ojos a la realidad, el PSOE le saque de sus filas para siempre y no le de trabajo ni de recepcionista, pues su sonrisa Sr. Zapatero, es cada vez más tétrica.

Espero que así hagan, pues Sr. Zapatero usted no se da cuenta que tras su paso por el gobierno, en la mente de los españoles va a quedarse congelada una realidad que espero dure generaciones. El sino de que el PSOE no sabe manejar la economía del país, el sino de que destruye el empleo, como pasó al final de la era González, y como pasa ahora con usted, Rey del Paro.

Sus cómplices son los sindicatos (lo que no pasó en la era Gonzalez), que no se levantan en contra de usted, no hacen la huelga general que la sociedad clama en el fondo de sus corazones, porque ellos, los jefes de los sindicatos si tienen sus puestos y salarios asegurados. Y les importa “un carajo”, lo que les pase a los empleados del sector privado que no son miembros de sus lucrativos sindicatos, a los medianos y pequeños empresarios, a los autónomos, en definitiva a toda persona honrada que trabaja duro todos los días.

Como dice el refrán…”ande yo caliente…ríase la gente”. Eso es lo que los sindicatos sin cantarlo, pregonan a los siete vientos. Pero señores, prepárense, porque van a vivir en sus carnes la inseguridad que se va a ir generando en el país. Ellos quieren la seguridad de su castillo, y que los demás se busquen la vida…Pero queridos sindicalistas de pacotilla, su castillo se esta derrumbando.

El presi y los sindicalistas, se aferran a ese castillo de seguridad ficticia como un clavo ardiente. Niegan la evidencia, que dice que la flexibilidad laboral crea empleo, y la inflexibilidad paro. Así lo dicen las estadísticas en todos los países de la Unión Europea, donde el paro es proporcionalmente mucho menor que en España.

Son tan “burros”, pues no existe palabra mejor para describirlos, que creen que el empleo lo crean ellos, los gobernantes, los sindicatos, usando, tirando, regalando el dinero público, que NO ES SUYO, sino de los españoles, a los que se les esta robando y endeudando con medidas cosméticas que simplemente nos hacen cada día más pobres.

Lo que ya dije hace 4 años, se sigue repitiendo. Ahora la última medida es de nuevo “imprimir” dinero y dárselo a los municipios y autonomías, para que paguen a sus proveedores. De nuevo pan para hoy y hambre para mañana. Medidas todas “muy inteligentes”, Sr. Zapatero, como las que toma el líder de Zimbabwe (imprimir dinero y regalárselo a los que le apoyan), y que han convertido el que era uno de los países más avanzados del Africa Sub-Sahariana, en quizás el país mas pobre de la tierra.

Yo propongo que los parados se unan ante un frente común que es su verdadero enemigo, ZP-Sindicatos. Que creen un sindicato de parados, que se movilicen, que soliciten la ayuda de los empleados y empresarios del sector privado, que tan duramente como ellos lo están pasando por la necedad de unos gobernantes, y que todos hagan lo que se tiene que hacer: Una movilización popular, una huelga general, que haga al gobierno renunciar y adelantar las elecciones a MAÑANA MISMO.

Pues hoy más que nunca estamos ya en el abismo. Y el cielo no puede ya esperar más…mientras tanto 4 millones que van camino de 5 y de 6, le piden a Dios en el confesionario de la vida simplemente un trabajo, por muy precario que sea. Al final se ha demostrado una verdad incuestionable, que es que a Zapatero no se le puede pedir trabajo, por mucho que el se crea dueño de la verdad humana y hasta veces divina.

Yo por mi parte como otros muchos ya estoy absuelto de pecado desde hace 4 años que escribí dichas palabras de la verdad…¿y usted, votante del PSOE? ¿Hasta cuando?.

R.L.B. es un amigo personal, empresario, máster cum laude en Gestión Internacional de la Empresa por Thunderbird (USA), y actualmente gerente de una de las mayores franquicias internacionales en Centroamérica.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Rodolfo Luis Bay (5 Artículos)

3 Responses to "Zapatero, el parado número 6.000.000"

  1. Alberto López Correa  27 mayo 2009

    Escribo una cita de Cicerón, unas recomendaciones para Roma escritas en el año 55 antes de Cristo. Vemos que los hombres siguen repitiendo sus errores dos mil años después:

    “El presupuesto debe ser equilibrado, el Tesoro debe ser reaprovisionado, la deuda pública debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos debe ser moderada y controlada, y la asistencia a los países foráneos debe ser cercenada para que nuestro país no vaya a la bancarrota. La gente debe aprender nuevamente a trabajar, en lugar de vivir a costa de la asistencia del Estado”.

  2. Pingback: Adolfo Domínguez y el despido libre | Managers Magazine

  3. Pepe  26 diciembre 2010

    Temo que la crisis económica (más compleja, en realidad) ha pillado a contrapié a casi todos los gobernantes, y que quizá gobernar no consista siempre en decir toda la verdad completa, como ya sugería Baltasar Gracián, y también en prevención de males mayores. No lo sé, como tampoco puede asegurarse que alguien mienta: solo lo sabe él. Pero sí parece que arrastramos graves errores cometidos por los gobernantes en las diferentes administraciones de nuestro país, y que la corrupción codiciosa sigue siendo abundante y quedando relativamente impune, también entre políticos de diferente signo. Confiemos en una mejor gestión futura de ayuntamientos, comunidades y gobierno central, como también en una condena social mayor para la corrupción, a menudo especialmente escandalosa.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. Tambien puedes suscribirte sin comentar.